Background

Preguntas Frecuentes

GENERAL

La energía solar es la energía que se obtiene de la radiación solar. El sol es la mayor y más productiva fuente de energía que la humanidad tiene a su disposición. Incluso a la distancia a la que la tierra orbita alrededor del sol (150 millones de kilómetros) genera sin cesar unas cantidades enormes de energía en forma de energía de radiación: al día, unas 15.000 veces más de energía que el consumo primario de energía diario de toda la población del planeta.
La energía solar pertenece al grupo de las energías renovables. Con este término se caracterizan todas las formas de energía que, pueden volver a recuperarse a través de la energía del sol. La energía solar es una forma directa de utilización, el viento es una forma indirecta. La biomasa, como la madera, las gramíneas o el biogás son energía solar almacenada. Todas estas fuentes de energía juntas conforman la base de una economía energética sostenible. Texto La energía solar es la energía que se obtiene de la radiación solar. Esto supone que, con una central solar en una superficie equivalente al 3 % del Sáhara, se cubriría el consumo de energía de Europa y África. La energía solar pertenece al grupo de las energías renovables, con este término se caracterizan todas las formas de energía que, pueden volver a recuperarse a través de la energía del sol. La energía solar es una forma directa de utilización, el viento es una forma indirecta. La biomasa, como la madera, las gramíneas o el biogás son energía solar almacenada. Todas estas fuentes de energía juntas conforman la base de una economía energética sostenible.
La energía solar puede aprovecharse para el calentamiento del agua y para generar electricidad. En el primer caso,los captadores solares captan los rayos y trasmiten el calor a un acumulador, donde el agua se calienta y se trasmite a los puntos de consumo.
De esta forma, se produce agua caliente sanitaria, se consigue un apoyo al sistema de calefacción o se pueden climatizar piscinas.
En los sistemas fotovoltaicos, las células captan las partículas de luz denominadas Fotones, a su vez estas liberan electrones que generan electricidad. La energía puede ser almacenada en baterías para su posterior uso, vendida a la compañía eléctrica por un precio mayor al de compra o consumida directamente (bombeo, Riego, señalización, etc.)
El mundo ha cambiado, y también la energía que nos mueve, hay tanta influencia de la energía en nuestra vida. CLER considerando la importancia de la optimización de recursos, ha creado el proyecto Llave en mano, con el cuál buscamos ayudarle a poner en marcha nuevos modelos energéticos sostenibles, que nos permitan mantener y mejorar los niveles de calidad de vida que hemos alcanzado y a la vez, a preservar el recurso más preciado, nuestra casa, el planeta, para las generaciones que nos sucedan. En este intento queremos acompañarle en todos los procesos de construcción, diseño, adecuación, instalación, gestión de permisos, licencias, posibles ayudas y/o subvenciones.
Un colector solar es un dispositivo diseñado para recoger la energía radiada por el sol y convertirla en energía térmica. Los captadores de baja temperatura, son utilizados fundamentalmente en sistemas domésticos de calefacción y agua caliente sanitaria.
Un módulo solar (también denominado módulo FV o generador solar) es un dispositivo que, capta la energía de la radiación solar para su aprovechamiento y transforma la luz directamente en corriente eléctrica.
Es posible tener electricidad alterna a 110 V para un uso normal de cualquier tipo de aparato o electrodoméstico. El sistema puede ser solar FV, eólico o mixto.
Un módulo FV tiene una vida útil media de más de 30 años. Se calcula que la duración del inversor es básicamente superior a 20 años, lo que no siempre se consigue - en caso de necesidad se puede obtener sin problemas un recambio a un coste razonable. El correcto uso y mantenimiento de los equipos posibilita una mayor duración de los mismos.
Naturalmente, con una instalación propia de energía solar también se invierte en el medio ambiente. De este modo una instalación FV con una superficie de módulos de por ejemplo 8,5 metros cuadrados y una potencia de 1 kWp con un rendimiento anual medio de 850 kW origina una reducción de la emisión de CO2 a la atmósfera de unos 700 kg al año, es decir, de unas 14 toneladas en 20 años. Así mismo, con una instalación de esta dimensión, el tejado solar propio puede ofrecer más de una cuarta parte del consumo de energía para una familia media de cuatro personas. Casi la misma importancia tiene el hecho de que con esta decisión de compra usted estimula un mercado que desarrolla productos con costes más bajos y ayuda a ahorrar sustancialmente más emisiones de CO2.
Ambas aplicaciones se pueden obtener mediante energía solar pero son dos tecnologías diferentes compuestas por elementos distintos. La obtención de ambas aplicaciones requiere dos instalaciones independientes compuestas por sus elementos correspondientes (distintos colectores solares, acumuladores, circuitos, materiales, etc.
Es recomendable valorar la situación geográfica. Los colectores solares no sólo captan los rayos del sol durante los días despejados y nublados. Gracias a la radiación difusa los paneles generan electricidad incluso en días lluviosos, aunque su rendimiento disminuye. La producción de electricidad varía linealmente a la luz que incide sobre el panel; un día totalmente nublado equivale aproximadamente a un 10% de la intensidad total del sol, y el rendimiento del panel disminuye proporcionalmente a este valor. Durante los períodos de clima adverso, el acumulador se encarga de mantener el agua a temperatura constante sin apenas producirse pérdidas de temperatura.
Los paneles van protegidos en su cara exterior con vidrio templado, que permite aguantar condiciones meteorológicas duras tales como el hielo, la abrasión, cambios bruscos de temperatura, o los impactos producidos por el granizo.
Los paneles también calientan el agua los días nublados a través de la energía difusa de la luz solar; si bien, el rendimiento y la efectividad serán inferiores. Basados en nuestra experiencia, este tipo de instalaciones nos permite tener agua caliente solar la mayor parte del año, en el caso de no ser así, se pondrá en marcha la caldera del sistema auxiliar y, ese día, ahorraremos menos en la factura del gas, electricidad, etc. Pero el usuario no notará lo que ha pasado, ya que es un proceso automático y seguirá teniendo agua caliente independientemente del tiempo que haga en el exterior.
Cualquier persona, bien sea particular o empresa, puede realizar una instalación solar con la cual reducir los gastos energéticos producidos por los sistemas convencionales (electricidad, gas natural, gas - oíl, butano, etc.). 

ENERGIA SOLAR FOTOVOLTAICA:

La energía solar ofrece un enorme potencial que puede aprovecharse mediante diversas tecnologías. Una de ellas es la tecnología fotovoltaica (FV). Dada la disponibilidad global de la energía solar, la tecnología fotovoltaica es una solución interesante para generar electricidad tanto mediante conexiones a redes de suministro locales como autónomas.
Las células fotovoltaicas están compuestas por uno o varios materiales semiconductores y posibilitan la conversión directa de la energía solar en energía eléctrica. Para originar este efecto, denominado fotoeléctrico, el material semiconductor debe «doparse». Introduciendo elementos químicos surgen dos capas: una capa conductora p y una capa conductora n con un exceso de portadores de carga positivos y negativos, respectivamente. Este desequilibrio da lugar a la formación de un campo eléctrico interno junto a la capa límite que, al incidir la luz sobre él, provoca la separación de la carga. Los portadores de carga liberados pueden ser conducidos a través de contactos metálicos y ser utilizados directamente por un aparato eléctrico como corriente continua (CC) o bien alimentarse a la red eléctrica como corriente alterna (CA) mediante un inversor intermedio. Para lograr capacidades mayores se conectan sobre todo células fotovoltaicas a paneles solares.
Un sistema FV acoplado a la red está conectado a la red pública de suministro. La red eléctrica funciona como un gran lago alimentado por las fuentes más diversas y que suministra agua a un gran número de puntos de toma de agua (economías domésticas, empresas, industria). Cuanta más corriente solar fluya hacia la red, más limpio estará el lago de electricidad.
Invertir en energía renovable no es solo ecológico sino lucrativo. A mediano plazo usted podrá recuperar la inversión inicial y tener utilidades. La energía recibida por el sol es inagotable, renovable y libre de polución. Transformarla y almacenarla para uso comercial es un negocio rentable y seguro para el medio ambiente y el inversionista. En Colombia actualmente se han creado con la ley 1715 y sus decretos reglamentarios las condiciones para viabilizar esta energía. Ya que toda la producción que las instalaciones fotovoltaicas generan puede ser auto consumida o inyectada a la red para generar un balance cero en el consumo. Además por ley se tienen exenciones del impuesto de renta, los equipos pueden tener depreciación acelerada, exención de IVA y aranceles de importación.
Por otra parte es posible financiar los proyectos con créditos de fomento, nacionales o internacionales.
Las energías renovables son inagotables, limpias y se pueden utilizar de forma auto gestionada, ya que se pueden aprovechar en el mismo lugar en que se producen, por ejemplo, en techos de viviendas, bodegas, edificios o sobre el suelo, lo importante es evitar las sombras y orientar los paneles de manera adecuada.
Un panel solar no requiere mucha atención. Los paneles térmicos al ser menos frágiles que los fotovoltaicos requieren un sostenimiento mínimo, es conveniente limpiarlos regularmente del polvo.
Un huerto solar es una instalación comunitaria de paneles solares fotovoltaicos situados en una misma parcela. Estas plantas solares están formadas por inversores independientes que se asocian para compartir terreno, infraestructuras y gastos, por lo general la rentabilidad es mayor.
En el módulo solar no corre corriente, no obstante, a través de la conexión en serie de los módulos en el sistema, se producen tensiones peligrosas. Sin embargo, debido a las altas exigencias de protección en los módulos, estos son tan seguros como cualquier otro aparato doméstico.
Es recomendable valorar la situación geográfica. Los colectores solares no sólo captan los rayos del sol durante los días despejados y nublados. Gracias a la radiación difusa los paneles generan electricidad incluso en días lluviosos, aunque su rendimiento disminuye. La producción de electricidad varía linealmente a la luz que incide sobre el panel; un día totalmente nublado equivale aproximadamente a un 10% de la intensidad total del sol, y el rendimiento del panel disminuye proporcionalmente a este valor. Durante los períodos de clima adverso, el acumulador se encarga de mantener el agua a temperatura constante sin apenas producirse pérdidas de temperatura.
Los paneles van protegidos en su cara exterior con vidrio templado, que permite aguantar condiciones meteorológicas duras tales como el hielo, la abrasión, cambios bruscos de temperatura, o los impactos producidos por el granizo.
Los paneles también calientan el agua los días nublados a través de la energía difusa de la luz solar; si bien, el rendimiento y la efectividad serán inferiores. Basados en nuestra experiencia, este tipo de instalaciones nos permite tener agua caliente solar la mayor parte del año, en el caso de no ser así, se pondrá en marcha la caldera del sistema auxiliar y, ese día, ahorraremos menos en la factura del gas, electricidad, etc. Pero el usuario no notará lo que ha pasado, ya que es un proceso automático y seguirá teniendo agua caliente independientemente del tiempo que haga en el exterior.
Cualquier persona, bien sea particular o empresa, puede realizar una instalación solar con la cual reducir los gastos energéticos producidos por los sistemas convencionales (electricidad, gas natural, gas - oíl, butano, etc.). 

ENERGÍA SOLAR TÉRMICA:

La energía solar térmica o termo solar es aquella que aprovecha la energía de los rayos del sol para generar calor de forma limpia y respetuosa con el medio ambiente. A diferencia de otras tecnologías, cuya energía hay que consumirla en el momento de su generación, la solar térmica es una tecnología renovable con capacidad de almacenamiento, capaz de aportar electricidad a la red incluso en horas sin luz solar. Los sistemas solares térmicos constan de un captador solar, un depósito que almacena el agua caliente y el sistema de tuberías que hace circular el agua de un elemento a otro. Estos sistemas pueden proporcionarnos desde el 65 % hasta el 85 % de nuestras necesidades de agua, el porcentaje restante nos lo proporciona el sistema de apoyo, (caldera o calentador de paso a gas o eléctrico).
Si la vida útil de la caldera lo justifica no es recomendable. Hay momentos en los que la radiación solar no será suficiente para cubrir las necesidades de agua caliente (AC) y para esos casos hay que contar con un sistema convencional como respaldo que garantice la temperatura deseada. Si la caldera es obsoleta se puede poner un sistema de apoyo moderno de bajo consumo de energía o combustibles.
Una instalación bien diseñada debería garantizar un ahorro de combustible, gas, gasóleo o electricidad, entre un 75% y 90% para el AC. Es importante encontrar una ecuación costo beneficio adecuada.
Si, es rentable. La instalación de energía solar térmica es muy rentable y su retorno de inversión va entre el año y los 5 años dependiendo del tipo de proyecto.

ENERGÍA SOLAR TÉRMICA PARA CLIMATIZACIÓN.

La energía eólica es un tipo de energía renovable cuya fuente es la fuerza del viento. La forma típica de aprovechar esta energía es a través de la utilización de aerogeneradores o turbinas de viento. Es posible realizar instalaciones eólicas o hibridas - solar/eólica para utilizar los recursos naturales que se dispongan.
Si. La eficiencia de los sistemas depende de la radiación solar y velocidad y constancia del viento.
Los paneles van protegidos en su cara exterior con vidrio templado, que permite aguantar condiciones meteorológicas duras tales como el hielo, la abrasión, cambios bruscos de temperatura, o los impactos producidos por el granizo.

ENCIENDE LA ENERGÍA
DEL MAÑANA